Pues sí, resulta que los apurados de Chévrolet, ahora con la novedad de sacar coches del año que entra desde la mitad del año (cosa que se me hace absurda y rapaz), pues vemos a los de Chévrolet sacar la “actualización” del Chevy que se vende en México, pero ahora con tecnología de “nueva hornada” resolviendo las exigencias de la nueva legislación sobre autos del año y ofreciendo nuevos artilujios que a mi no terminan de convencerme.

Aquí está el anterior…

Y este es el “nuevo”…

Bueno, en esta ocasión, y repitiendo algo que vienen haciendo las armadoras de coches desde hace ya muchos años (sobre todo en México y en demás paises en vías de desarrollo), no es el nuevo Chevy lo que estamos viendo, sino un “reestiling” para adaptarlo a las tendencias que vienen imperando en nuestro mercado.

Aquí el video del comercial de televisión…

La Chévrolet trae en su línea de distribuidores ya muchos autos con diseño europeo (bueno, es un decir), y el Chevy no podía quedarse atrás. Aún así, lo que se me hace desleal es lo que han hecho con él.

Primero que nada, el primer reestiling que se le hizo a éste famoso coche fué hace unos años, supuestamente con rediseño mexicano, que le daba nueva vida a un auto ya con varios años en el mercado con la misma apariencia. Ahora, creo que ha sido lo mismo, pues se repiten líneas generales y sólo cambia el frente por algo “más actual”, que emula el frente de coches más caros y de dos niveles más arriba.

Esto creo que es un vicio y una necesidad de las armadoras, pues hay coches que han dado sustento a toda una empresa, bueno, no tanto como sustento, pero seguro han representado un buen pocentaje de las ganancias.

Tomemos por ejemplo el Tsuru actual, que desde el … creo que desde el 94 tiene esa apariencia y lo único que han cambiado es la parrilla y los faros frontales. Nunca ha recibido mejoras considerables en el motor, aunque hubieron algunas versiones de buen equipamiento y ensamble. Lo mismo pasa con el Renault Clío, que aunque no tiene tantos años y agregando su hermandad con el Nissan Platina (comparte el 95% de los componentes) ha tenido gran aceptación en el mercado aspiracional desde su arribo a estas tierras. El Platina, Clío, Chevy, Tsuru, la Nissan Estaquitas y algunos más que se me quedan en el tintero, son coches de bajo costo de los cuales la amortización de su fabricación es cada vez mayor, pues no se invierte en volver a adaptar una fábrica completa para la fabricación de un modelo en particular, sino partes de su línea de ensamblaje y así se vende un coche como modelo reciente a un precio reducido.

Creo que eso es bueno, dejar que la mayoría de los posibles consumidores se animen por un coche de bajo costo y buenos planes de financiamiento es una estrategia poderosa para hacerse de una tajada del mercado. Ofrecer pequeños ajustes a sus productos tambén lo es, pero creo que no evolucionar de las necesidades “básicas” (como transportarse, espacio y bajo costo de mantenimiento) a necesidades más complejas aunque más importantes (seguridad activa, pasiva, calidad de ensamble, durabilidad) ha dejado mucho camino por recorrer en la madurez del mercado Mexicano.

El nuevo Chevy, por su lado, representa un pequeño avance en la oferta que venía haciendo desde tiempos prehistóricos, pero sigue siendo un avance muy chaparro, al menos como lo muestra la ficha técnica que se puede conseguir en cualquier distribuidor o en su sitio ( http://nuevochevy.com.mx/ ). Por cierto, la ficha técnica enlista cosas que en otros mercados ya se dan por hecho, como el encendedor de cigarrillos, interiores y cajuela alfombrados o desempañador trasero de vidrio ¿Are you kidding me? ¿De verdad piensan que poner eso en su ficha técnica hará que la gente lo aprecie más por ver la lista más gorda? Se me hace absurdo, pero en fin…

Sin querer, escuché que había cierto hermetismo sobre cómo luciría el nuevo Chevy, pues su “orígen europeo” era un rumor muy fuerte en el bajo mundillo de los aficionados a los coches como yo. Fotos de el Corsa europeo nos llenaban el ojo de ilusiones vanas sobre un “levantón” en la línea de diseño del popular coche, pero creo que van a seguir con este cochecito por muchos años más, aunque tal vez traigan al Corsa europeo como un coche de “mucho más alto nivel” como hicieron con el EuroClío (que sigue siendo un Clío “normal” pero con nueva carcasa y algunas otras cosas) y dejarlos coexistir durante un tiempo más.

Un caso muy notorio es el del Tsuru y el Sentra, o el Bora y el Jetta, aunque este último todavía no llega a ser tan descarado como el primero. El Tsuru es un Sentra de segunda generación, mientras que el Sentra que se vende en México (que también se fabrica en Aguascaliente, creo, y comparte muchas partes con el Tiida y creeo que el EuroClio) ya está por descontinuarse o cambiarse en otros mercados. Sobra decir que para cuando salió el Tiida, y su hermano el Sentra, en México, ya llevaba un buen tiempo vendiéndose en Japón, importado directamente de México, en donde no se conocía su existencia más que por un selecto sector.

Mi pregunta es, si México es un mercado con muchas posibilidades de crecimiento en el ramo automovilístico, ¿Porqué no ofrecer más opciones al nivel de otros mercados un tanto más desarrollados? Se percibe hasta acá que muchos coches “aspiracionales” como el Golf V (que aquí no se vende), el Peugeot 306, el Clío o el EuroClío, el Tiida/Sentra y otros más, son considerados coches de nivel “apenas suficiente” para el común de la gente en otros países, generalmente en Europa. Ya se que las economías son muy diferentes, pero creo que la oferta puede ser más nutrida y sana si se trabaja más por conseguir fidelidad a una marca por medio de más calidad, más seguridad, más aplomo y si se puede mejores prestaciones y autonomía en el vehículo, que ofreciendo ofertones locos de coches que pretenden parecer nuevos, cuando en otros países hasta están prohibidos por no ofrecer las opciones “mínimas” obligatorias de seguridad.

A mí ya me tocó perder a mi padre en un accidente de autos, por gracia divina no perdí también a mi hermano en el mismo accidente, y estoy convencido que medidas más estrictas de comercialización y ensamblaje de coches en nuestro país, puede ayudar a salvar muchas vidas que sólo teniendo como seguridad PASIVA (y ninguna activa) un cinturón de seguridad y columna de dirección deformable…

El Tsuru, que yo sepa, el Chevy, Atos, Aveo, G2, Matiz son coches que son baratísimos, requieren un mantenimiento mínimo, pagan poca tenencia (aunque no menos que mi PickUp), pero sus opciones de seguridad ACTIVA son nulas o muy pocas, y sus opciones de seguridad PASIVA más o menos andan por el mismo nivel. Y llevan muchos años así… no se si esto que escribo sea útil para alguno de ustedes… pero lo que he visto en sus “actualizaciones” de cada año o cada dos años, no ha sido una evolución en el producto en sí, sino en la forma que se vende y lo que pretende representar para los que se acercan a comprar un coche por primera o segunda vez. Si además no nos ofrecen buena publicidad a los posibles clientes, creo que será obvio la constante pérdida de credibilidad… si recuerdan los anuncios del VW beetle de hace cuarenta años, sabrán a lo que me refiero.

En cuestiones de diseño, pues todos estos han ido parchando su apariencia cada cierto tiempo de formas a veces absurdas o simplemente predecibles, es por eso que el “nuevo Chevy” es un claro ejemplo de las armadoras por querer seguir sacando provecho de una fórmula probada, exitosa y barata para seguir teniendo entradas de dinero sin mucha inversión, al fin la clintela se fija más si tiene por equipo rines de aleación, entrada para iPod, lector de CD/MP3 o seguros eléctricos (creo que no hay un solo coche nuevo en USA o Europa que no tenga seguros eléctricos)…

No todo es la apariencia y, finalmente, un vehículo es una compra grande para una persona, justo después de una casa. Así de importante es…